No permitas que las tortuguitas se conviertan en las próximas víctimas de COVID-19.

05 / May / 2020

A medida que la pandemia mundial de COVID-19 continúa cobrando vidas humanas, los métodos utilizados en cada país para proteger la salud de sus ciudadanos también han beneficiado la vida silvestre y el hábitat. Desafortunadamente, también hay algunas consecuencias negativas para la vida silvestre en la Península de Osa, que ahora salen a relucir.

La llegada de COVID-19 que paralizó Costa Rica, paralizó también el turismo, dejando a pueblos enteros desempleados. Con la disminución de ingresos para  la compra de alimentos y otros elementos esenciales, incluso las comunidades preocupadas por sus recursos naturales circundantes, ven en la caza, la extracción de oro o la tala, sus únicas opciones como fuente de ingresos. Lamentablemente, esta actividad desesperada y destructiva está ocurriendo en todo Osa, y trágicamente, dentro del Parque Nacional Corcovado. Allí, las autoridades del parque se enfrentan a grandes grupos de mineros y cazadores que invaden nuevamente este preciado lugar.

Aquí está el desafío urgente que enfrenta la próxima generación de tortugas marinas. Las tortugas marinas y sus nidos son presa fácil para las personas desesperadas. Sin turismo, hemos perdido a los voluntarios que vienen cada temporada a patrullar con nuestros coordinadores para proteger los sitios de anidación  de los depredadores, incluidos los saqueadores de huevos.

Nuestros voluntarios son el alma de nuestro programa. No solo proporcionan la fuerza laboral necesaria para proteger las playas, sino que sus contribuciones financieras nos ayudan a pagar los salarios de los biólogos. Nadie sabe cuándo podrán nuestros voluntarios unírsenos nuevamente, por lo que nuestras poblaciones de tortugas marinas están una vez más en riesgo considerable.

Justo cuando estábamos teniendo un progreso significativo, salvando a miles de tortuguitas, educando a la gente sobre su importancia y cómo una tortuga marina viva es mucho más valiosa que una muerta, el virus nos hizo retroceder, financieramente y en la cantidad de voluntarios.

La vida es lo suficientemente desafiante para estas pequeñas tortugas, que primero deben sobrevivir en sus huevos, sin ser perturbadas debajo de la arena el tiempo suficiente para nacer. Luego, tienen que correr el riesgo desafiante de pasar en medio de  mandíbulas y picos de mamíferos y aves marinas que se interponen entre ellas y el agua. Una vez en el océano, están solas para enfrentar una nueva ola de depredadores marinos, entre ellos, más humanos. La gente las destruirá con contaminación química y desechos, redes de pesca y plásticos que las hieren, estrangulan y matan en cada etapa de sus vidas.

¡Vos sos la solución!.

Entendemos que los tiempos económicos son difíciles en todas partes, estamos pidiendo cualquier donación que podás hacer para ayudarnos a contratar locales de la Península de Osa, para reemplazar a nuestros voluntarios ahora y en los próximos meses. Les pagaremos a ellos para construir los nuevos viveros y ayudarnos a protegerlos contra el aumento dramático en el saqueo de huevos y depredadores agresivos. Tu apoyo nos ayudará a dar a las personas una forma de ganar un poco de dinero y disminuir así la necesidad de que dependan de carne silvestre y huevos de tortuga.

Si deseas obtener más información sobre la situación a la que nos enfrentamos, o si crees que podés ayudarnos de una forma u otra, no dudes en comunicarte conmigo al correo  alejandra@corcovadofoundation.org

Done a nuestras causas

Su donación puede ser deducicle de impuestos en Costa Rica / USA / Canada / Reino Unido

Corcovado National Park Rescue Project!
Give now
Creating the Environmental Leaders of the New Mil
Give now
Sea Turtle Conservation & Environmental Education
Give now
Osa Community Support Fund
Give now
Amigos of Costa Rica
Give now
International Conservation Fund of Canada
Give now

Fundación Corcovado

Moravia

San José

2297-3013

info@corcovadofoundation.org