Manejando la vida en un mundo COVID-19

20 / Mar / 2020

Doña Lillian enseñando a los niños sobre plantas locales

Al considerar la pandemia global de COVID-19, está claro que todos estamos navegando por aguas desconocidas. Nuestras «nuevas vidas» nos alejan de nuestros amigos y familias extendidas, interrumpe todos los aspectos de nuestros horarios regulares y una sensación de libertad personal. Hemos cancelado las vacaciones, los viajes de negocios y las reuniones. Lamentablemente, casi todos perderemos algunos ingresos, posiblemente nuestros trabajos o incluso nuestros negocios. Simplemente no sabemos cómo se desarrollará todo esto.

Mientras nos esforzamos por mantener seguros a nuestros seres queridos y nos aferramos a un cierto sentido de normalidad en nuestras vidas, todos necesitamos difundir tanta amabilidad como sea posible.

Tengo fe en que las medidas tomadas por los gobiernos costarricenses, estadounidenses y canadienses, así como otros en todo el mundo, ayudarán a aplanar la curva, al desacelerar la propagación del virus, reduciendo así al menos parte de la tensión en los sistemas de salud del mundo. Incluso puede comprarnos tiempo crítico necesario para desarrollar una vacuna.

Pero como una tormenta devastadora o un terremoto, las secuelas de estas medidas verán pueblos enteros y comunidades extendidas aplastadas por la pérdida de empleos e ingresos. Es un escenario que se desarrolla en miles de comunidades en todo el planeta donde las personas dependen del turismo y otras industrias para sobrevivir.

En un esfuerzo por tratar de permanecer más cerca, motivados y cuerdos, en la Fundación Corcovado estaremos reenfocando nuestros esfuerzos para usar nuestras plataformas y redes para apoyar a quienes más nos necesitan. Nuestros objetivos se centrarán en la recolección de alimentos y suministros de limpieza para la población más vulnerable en este momento: la población de adultos mayores de Bahía Drake.

Hemos servido a esta comunidad por más de 20 años. Dado que el turismo es la principal fuente de ingresos en las áreas cercanas a la Bahía Drake, los ancianos son los más vulnerables ante el COVID 19 y serán una de las primeras víctimas de la crisis económica en estas comunidades. Por lo tanto, dirigiremos nuestro talento, energía y tiempo para recolectar alimentos y suministros de limpieza para ayudar a disminuir al menos algunos de los riesgos para la salud y el impacto económico que enfrentan los ancianos.

Esperamos que la economía se restablezca eventualmente y nuestra gente y las personas de todo el mundo crearán nuevas formas de hacer las cosas. Nuevos paradigmas. Nuevas perspectivas. Incluso puede haber una reevaluación de prioridades y valores. Tal vez no necesitemos volar 1000 millas para una reunión, o tal vez pensaremos dos veces antes de vacacionar en uno de esos platos flotantes de Petri llamados cruceros. Quizás ya no nos demos la mano. Otras culturas han descubierto otras formas de saludarse.

Pero lo que debemos hacer ahora es asegurarnos de que COVID-19 no saque lo peor de nosotros como seres humanos. Necesitamos creer el uno en el otro, ser tolerantes y empáticos dado que no sabemos por lo que están pasando otras personas.

Sobre todo, debemos ser amables, pensar en cómo podemos ayudarnos mutuamente a usar nuestros dones para el bien común.  Hay un lado positivo en todo, así que vamos a encontrarlo!  

Pensemos en pequeñas formas de ayudar a la economía a seguir funcionando. Si pueden compren comida para llevar, usen los servicios express y “para llevar” de los restaurantes y de sus tiendas.  Por favor, no compremos todo el desinfectante en alcohol, o el papel higiénico. ¡Otras personas también necesitan mantenerse limpias!

Aunque en este momento, lo más importante que debemos hacer es mantenernos alejados el uno del otro, eso no significa desconectarnos. Como estamos todos juntos en esto, usemos nuestros dispositivos para mantener nuestras relaciones y mantenerlas prosperando.

Dicen que la distancia hace crecer el cariño. Probémoslo. Seamos positivos. Mantengamos la risa entre nosotros. ¡mantengámonos más cerca que antes, a por lo menos 1.5 metros de distancia!

Como siempre, en la Fundación Corcovado apreciamos profundamente su apoyo. Hay una necesidad ahora, ayúdenos a brindar ayuda a los más vulnerables en los lugares remotos de Costa Rica en este momento de necesidad.

Cualquiera que sea la «nueva normalidad» cuando salgamos de esta pandemia, recordaremos que lo superamos juntos porque elegimos permanecer unidos,  cuidándonos los unos a los otros y siendo amables.

Puede colaborar de varias maneras:

  • Aporte económico para compra de víveres: Haga su donación con tarjeta en este link. En tipo de donación seleccione «otro» y detalle que su donativo es para los adultos mayores.
  • Donación de víveres: Contáctenos al WhatsApp +506 7239 5243 para coordinar la entrega.
  • También puede hacer su donación vía Sinpe Móvil o transferencia bancaria. Contáctenos para más detalles.

Done a nuestras causas

Las donaciones hechas a través de Globalgiving son deducibles de impuestos de EE. UU.

International Conservation Fund of Canada
Give now
Amigos of Costa Rica
Give now
Osa Community Support Fund
Give now
Sea Turtle Conservation & Environmental Education
Give now
Creating the Environmental Leaders of the New Mil
Give now
Corcovado National Park Rescue Project!
Give now
Corcovado National Park Rescue Project!
Give now
Creating the Environmental Leaders of the New Mil
Give now
Sea Turtle Conservation & Environmental Education
Give now
Osa Community Support Fund
Give now
Amigos of Costa Rica
Give now
International Conservation Fund of Canada
Give now

Fundación Corcovado

Moravia

San José

2297-3013

info@corcovadofoundation.org